miércoles, 4 de mayo de 2016

LA VISION DE TONDAL...UN SEGUIDOR DE"EL BOSCO"

 

Hoy vamos a hablar de una obra fascinante, La Visión de Tondal,  atribuida a un seguidor de El Bosco y situada cronológicamente entre fines del siglo XV y el primer cuarto del XVI. Se trata de un óleo sobre tabla conservado en el Museo Lázaro Galdiano con el número de inventario 2892. 

"Visión de Tondal" del taller de El Bosco. Conservado en el Museo Lázaro Galdiano

Iconografía de La Visión de Tondal por Amparo López

Os presento aquí una fascinante pintura de uno de los seguidores de la obra de El Bosco cuya simbología no es fácilmente reconocible a primera vista.
La tabla de la Colección Lázaro lleva en su ángulo inferior izquierdo la inscripción en letras góticas Visio Tondali, que da nombre al cuadro y sobre esa leyenda aparece dibujado el caballero dormido acompañado en su visión por un ángel con alas flamígeras de aspecto semejante a los que pinta Bosch.



                                         Inscripción “Visio Tondali”, caballero y ángel en                                          “La Visión de Tondal” del Museo Lázaro Galdiano,                             
En 1484 se imprime en ´s-Hertogenbosch la Visión de Tondalus una de las obras de referencia en la composición del paisaje diabólico. En ella se fabula el viaje iniciático de Tondalus, un caballero del siglo XII de origen irlandés, que visita durante tres días el más allá y a su vuelta opta por la vida monacal.
Toda la obra participa del repertorio iconográfico moralizante y de la forma compositiva del espacio de Hieronymus Bosch, y nos remite por tanto a un discípulo o a un buen conocedor de su obra que, al igual que el maestro, resulta difícilmente descifrable en su totalidad.
En el centro de la composición, constituyendo parte del paisaje, como si se tratara de una montaña, surge  una gigantesca cabeza humana, que siguiendo la idea renacentista se sitúa en el centro del universo, tanto paisajístico como moral, y sirve también para ordenar la lectura general de la obra. A sus cuencas vacías, como lagos tenebrosos, se asoma una rata negra, símbolo medieval de la lujuria, transmisora de la peste, que aquí alude al sentimiento de culpa del hombre tras el pecado. Sobre su frente hay un paño blanco como el sudario de Cristo que pende de dos árboles que surgen de las orejas del hombre. En la cabeza-montaña reposa perezosamente Eva con la serpiente enroscada al cuello y acomodándose en un cojín que le prepara una mona, símbolo de la inconstancia, la mentira y la diabólica soberbia, y que desatiende los consejos de la sabiduría encarnada por la lechuza.
Detalle central de "La visión de Tondal", obra de un seguidor de "El Bosco" y conservada en el Museo Lázaro Galdiano
                                   Detalle central de “La Visión de Tondal”                  
De la nariz del hombre salen monedas, en clara referencia al pecado de la avaricia, que caen en una gran cuba en la que retozan mujeres y monjes desnudos y un ballestero. Estos personajes simbolizan los pecados capitales de la lujuria y la codicia, que se completan con la gula y la ira que habitan el interior de la enorme toca que está a su derecha y con la pereza que está representada sobre ella imitando La muerte del avaro de El Bosco.

Iconografía de "La visión de Tondal" de un seguidor de "El Bosco". Museo Lázaro Galdiano
                                Iconografía de “La Visión de Tondal”. 

El contrapunto a esta escena infernal lo encontramos en el lado izquierdo de la tabla: sobre los cuerpos de Adán y Eva lacerados por la serpiente y por extraños monstruos demoníacos, vemos una figura femenina desnuda que rechaza la oferta de la vanidad que le hace una figura cadavérica con un espejo.  Tras ella, el Edén como un luminoso lago de delicias en que disfrutan las almas presidido por una esfera humeante que se nos antoja como una alusión al Cristo Prometeo y cuyo discurso de redención vemos reforzado en la figura de un caracol.



                                Detalle de “La Visión de Tondal” 
Los novísimos aparecen completados por el personaje que reposa sobre el dado con la cara que señala el número tres y en los sufrimientos que se le infligen. A su derecha encontramos al hombre que cabalga a lomos de una extraña ave acompañado por un demonio con alas de fuego refiriéndose al viaje iniciático de Tondal, resumiendo las visiones que tuvo y hemos descrito.
"Visión de Tondal" detalle de la parte inferior
                         “La Visión de Tondal” detalle de la parte inferior

Los significados de las obras flamencas de esa época no resultan, como en este caso, evidentes para nuestros ojos del siglo XXI pero sin embargo desentrañarlas además de ser divertido nos ilustra sobre las ideas de aquel momento, sobre sus miedos y sus sueños y sobre la invención y recreación de sus mitos.

 https://museolazarogaldiano.wordpress.com/2012/11/27/vision-de-tondal-seguidor-el-bosco-bosch-museo-lazaro-galdiano-interpr

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario