viernes, 6 de enero de 2017

LA PINTURA Y LA LUZ


Emociona pensar como pudo ser el encuentro de la pintura con la luz:no podemos permanecer indiferentes al imaginarnos a los primeros pintores de la humanidad,a la luz parpadeante é inestable de antorchas,trazar pictografias y figuras en los techos y muros de sus oscuras cavernas.Alli donde la luz del sol nunca podria llegar,el hombre desafiaba a la naturaleza y hacia que las rocas cobrasen vida con los pigmentos distribuidos intencionadamente con sus propias manos.No se sabe exactamente cuales fueron los motivos inmediatos que tendrian para iniciar esta actividad,aunque no nos sea muy dificil conjeturar que obedecian sustancialmente a un conjunto de creencias religiosas relacionadas con la caza que les proporcionaba su necesario sustento.
Cuevas de Altamira
Sin embargo,contemplando los primitivos conjuntos pictóricos rupestres,existe unanimidad en afirmar que ya es posible hablar de inspiración artistica,de una sintética ordenación mental y de una indiscutible habilidad en el trabajo de estos artistas cavernarios.En todo caso estos primeros pintores quebraban con su arte la oscuridad del mundo subterraneo que,aunque acogedor frente a las inclemencias climáticas,nunca dejaba de ser sustancialmente inhóspito,por la carencia de luz natural...


Fresco Villa de los Misterios

Desde entonces el hombre ha decorado las paredes interiores de sus hogares,templos y edificios públicos con pinturas geométricas ó naturalistas.Asi,junto a los luminosos paisajes que irrumpian, a través de las puertas y ventanas,en los interiores mediterraneos,aparecieron otras visiones artificiales que intentaban competir con ellos y de los que el hombre parecia querer rodearse permanentemenete.Los muros de los palacios cretenses con coloristas representaciones de un mar con delfines o con juegos de toros iluminaban la vida de la corte minoica.Tambien llenos de color estaban los interiores de Pompeya,como los frescos de la Villa de los Misterios en los cuales bellos desnudos femeninos se recortan en un encendido fondo rojo.Y en Oriente,donde todas las culturas se han mezclado enriqueciendose,surgian bela pinturas murales incluso en remotos oasis en medio de desiertos de luz avasalladora é inclemente.
Ni siquiera los siglos oscuros de la historia de la Alta Edad Media fueron capaces de ahogar la inspiración de los pintores.Las paredes de los pequeños templos de sólida arquitectura y reducidas ventanas siguieron vibrando con la luz cargada de color de las grandes superficies de pinturas murales religiosas,planas de dibujo y sin claroscuros.


San Isidoro de Leon

A veces incluso,aparecian en los muros de alguna iglesia escenas tan frescas y sorprendentes como las de San Isidoro de Leon que hacian que el muro exterior profano penetrase en el recinto religioso y lo llenase de vida:Pero quizas la unión mas perfecta entre la luz y la pintura surge con la aparicion de las grandes vidrieras de los templos góticos:es entonces cuando la propia luz natural,tamizada por los colores elegidos por los artistas,llena el espacio y lo transforma completamente de manera que la metáfora religiosa de la luz se hace realidad material.


Vidrieras Catedral de Chartres

La atmósfera interior,predominantemente azul pero salpicada de rojo y otros colores,de la catedral de Chartres en un dia soleado es uno de los espectáculos mas grandiosos y sutiles de arte y nos trae a la memoria lo escrito por Leonardo da Vinci "¡Cuanta diferencia hay para los ojos tenebrosos entre imaginar la luz y verla de hecho donde no hay tinieblas!"
Frase verdaderamente emblemática para un humanista en la cual podriamos leer entre lineas una referencia a la manera en que habia sido superado un periodo oscurantista y como en el Renacimiento se volvia a mirar el mundo a la luz de la razon y de la belleza.Cuando Leonardo afirmaba que "la pintura lleva consigo luz y sombra" él mismo lo demostraba en su propia obra con el magistral equilibrio entre ambas,de atl manera que podriamos llegar a considerar la archifamosa sonrisa de la Gioconda como una tenue luz que ilumina una figura rodeada de melancólicas sombras.Curiosamente Leonardo,que obiamente no conocia las pinturas prehistórocas,especulaba sobre los origenes del arte pensando que "la primera pintura fué solo una linea que circunda la sombra del hombre poyectada por el sol en las paredes",idea muy intelectual que es interesante contrastar con el hecho cierto de que una de las primeras pinturas haya sido la del contorno devla propia mano del artista en la roca.
Georges de La Tour - Saint Jose carpintero

En el Barroco,vuelve a dirimirse en la pintura europea una verdadera batalla de luces y sombras.La teatral "luz de bodega" de Caravaggio es secundada y llevada al extremo por Rivera "El Españoleto",cuyos apóstoles y filósofos parecen asomar la cabeza desde un interior sombrio a una rabiosa luz meridional,mientras que,en Francia,Georges de La Tour nos demuestra en sus lienzos la emoción que la luz de una simple vela puede crear en espacios y figuras.
Rembrandt-los cien florines

En Holanda la genialidad de Rembrandt se nos manifiesta con su caracteristica luz dorada que envuelve rostros de acusada personalidad,sin olvidarnos de sus prodigiosos aguafuertes,como los famosos de " los cien florines" y " las tres cruces" en los cuales la luz adquiere un protagonismo absoluto.


Johannes Vermeer: The Girl with a Pearl Earring (1665)

Vermeer,por su parte,nos ofrece en sus cuadros algo distinto,la armonia envuelta en una luminosidad pálida y continua que arropa a unos personajes de sencilla humanidad,algunos de los cuales son tan inolvidables como la encajera que hace sus labores a la luz de una ventana ó la entrañable embarazada,vestida de azul y amarillo,que lee con contenida emoción una carta que se supone de su marido ausente.
 Velazquez-Vista del jardin de la Villa Medicis

Tambien Velazquez,que habia sufrido la influencia de Caravaggio en su juventud,a medida que entra en la madurez encuentra una luz mas diáfana,de la cual son buenos testimonios los dos deliciosos cuadros de los jardines de la Villa Medicis de Roma,en los cuales la luz del sol es filtrada por las frondas de los arboles.Por ello Ortega pudo escribir que "desde Caravaggio hasta el último hasta el último cuadro de Velazquez,la historia de la pintura es el gran viaje al pais de la luz,de la luz efectiva que alumbra al mundo en que vivimos.


Alegoría de la música, François Boucher

El siglo XVIII,llamado con toda propiedad "el de las luces",con su afan normativo y pedagógico,nos ofrece muchos ejemplos teóricosy practicos sobre la luz en el arte.En España un ejemplo muy destacado nos lo ofrece el pintor-escritor Palomino,quien en su famoso tratado"El Museo Pictórico",publicado en 1715,nos explica que ella,es una de las partes integrantes de la pintura y,despues de hacernos su panegírico definiendola como "alma y vida de todo lo visible"y de afirmar que "sin ella todo es un caos tenebroso",sentencia que la luz "es en la pintura la que da tal extensión a la vista,que no solo ve lo fisico y real sino lo aparente y fingido,persuadiendo cuerpos,distancias y bultoscon la elegante disposición del claro y oscuro,sombras y luces...".Como consecuencia de tanta teoria,remata con la creacion a lo largo de toda Europa de las diversas Academias de Bellas Artes,pareció como si la pintura se serenase de las fantasias barrocas y buscase un estilo mas neutro y objetivo.


Turner-Ulises mofándose de Polifemo. 1829

Ello pudo ser hasta cierto punto,pero en los inicios del Romanticismo aparecen pintores como Goya y Turner que,saltandose los bienintencionados preceptos académicos,terminan siguiendo exclusivamente su propia inspiración..."El capricho y la invención"...y el su estilo personalisimo la luz alcanza de nuevo un protaginismo hasta un nivel entonces inédito.
El primer biógrafo de Goya nos cuenta como en su vejez criticaba a los catedráticos y sus sistemas de enseñanza.Decia que enseñaban a dibujar "siempre lineas nunca cuerpos"y se preguntaba donde se veian "esas lineas en la naturaleza"añadiendo que él no veia"mas que cuerpos iluminados y cuerpos que no lo estan,planos que avanzan y planos que retroceden,relieves y profundidades".Afirmaciones que no sorprenden en un artista que que se reconocia discípulo de Velazquez y Rembrant.


Francisco de Goya-El perro

Asi,incluso en sus estampas mas oscuras y el las llamadas "Pinturas Negras",Goya siente la luz como pocos artistas.Su enigmático perro asomando en un espacio de impresionante  luz dorada solo tiene,a mi juicio parangón con las últimas marinas de Turner,inmersas tambien en una inquietante atmósfera y...valga la redundancia, tambien dorada.:A través de estos geniales precursores se puede afirmar que el Romanticismo enlaza directamente con el arte moderno.
Los impresionistas y sus inmediatos segudores son excepcionales en su percepción de la luz.De alguna manera eran como habitantes de una gran ciudad de atmósfera contaminada que un buen dia salen al campo y se enamoran de la Naturaleza en su estado puro.Muchas veces sentimos viendo sus cuadros que retratan el campo en dias festivos y ello nos hace recordar las curiosas afirmaciones que Perez Ayala pone en labios del pintor aficionado protagonista de una de sus novelas..."todo el aquel de ser pintor consiste en distinguir la luz de cada dia de la semana,mas que en distinguir los colores...¿Quien no distingue el rojo del azul y del amarillo?,Pero hay muy pocos que distinguen la luz del domingo de la del viernes ó el miercoles...Las cosas son como son ,solo que los hombres tardamos en verlas.El sol de entre semana tiene una luz que alumbra y aun calienta pero no anima..."


G.Jatte de Seurat-Tarde de domingo en la isla

Peregrinas ideas que,sin embargo resulta muy interesante contrastar frente a cuadros de ese periodo,especialmente de Monet y Renoir,sin olvidarnos del famoso Grande Jatte de Seurat que es un excepcional a esta luz de domingo.
Y con estas reflexiones parémonos ante el prodigioso espectáculo de la libertad que ha dado al mundo el arte del siglo XX.En él ha habido artistas que han renegado claramente de la luz,que han buscado premeditadamente su supresión,generalmente para añadir dramatismo a su obra.Pero tambien ha habido numerosos y singulares casos de artistas enamorados de la luz.Dos de los grandes maestros del arte contemporaneo,Matisse y Klee,quedaron tan fascinados con la luz del norte de Africa,que nunca la pudieron olvidar.Y como ellos,muchos siguen fascinados con un elemento que representa los valores mas positivos  de la vida y que generosamente nos lo ofrecen en sus creaciones como cuando Pedro Salinas escribia...

"De mirarte tanto y tanto,
de horizonte a la arena,
despacio,
del caracol al celaje,
brillo a brillo, pasmo a pasmo,
te he dado nombre; los ojos
te lo encontraron, mirándote.
Por las noches,
soñando que te miraba,
al abrigo de los párpados
maduró, sin yo saberlo,
este nombre tan redondo"


"Que estos ojos les valgan

a los pobres de luz..."

Bibliografia

Alvaro Martinez-Novillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario