miércoles, 1 de agosto de 2018

EL PULPITO DEL LEON DE SIENA Y NICLOA PISSANO PISANO




Nicola Pisano fue un escultor italiano, considerado uno de los últimos representantes de la escultura medieval (gótico) y a la vez uno de los pioneros del Renacimiento. Se formó en la corte del emperador Federico II.
Realizó el púlpito de la catedral de Siena, de menor influencia clásica que el de Pisa pero relieve más profundo y composición más hábil. 
Su fecha de nacimiento y sus orígenes son inciertos. Nació en Apulia, hijo de Petrus de Apulia, según consta en los archivos de la catedral de Siena. Probablemente se inscribió en los talleres locales emperador Federico II, a cuya coronación asistió.Allí aprendió a darle a las representaciones tradicionales mayores movimiento y emoción, mezclando las tradiciones cristiana y clásica. 
En septiembre de 1265 se le encargó esta obra : un púlpito de mármol para la Catedral de Siena. Este fue hecho con mármol de Carrara y esculpido entre finales de 1265 y noviembre de 1268 con la importante colaboración de su hijo Giovanni, sus ayudantes Arnolfo di Cambio y Lapo di Ricevuto, así como otros artistas.


Esta es la obra de arte más antigua de las conservadas en la catedral y se considera una obra maestra de Pisano, quien recibió este encargo gracias a la fama adquirida con el púlpito de Pisa, al que se parece aunque es de mayor tamaño. Todos sus elementos están relacionados con la doctrina de la Salvación y el Juicio Final.
El púlpito de Siena es octogonal, y de ahí que el programa figurativo sea aún mayor que el del baptisterio de Pisa. Se incorpora la Matanza de los Inocentes; mientras que el Juicio Final se extiende a lo largo de dos relieves hasta englobar las figuras que flanquean a éstos.


Cobran gran protagonismo las figuras que separan las escenas, que se convierten casi en figuras exentas al poderse ver de frente o de lado. Además están dotadas de detalles de gran calidad: los ropajes son de suave textura y pliegues naturales; los cuerpos y los rostros se humanizan.
Las composiciones son abigarradas. El nuevo estilo de los relieves parece imitar al de los sarcófagos con batallas de la Antigüedad y que se encuentra prefigurado por el Juicio Final de Pisa. Es el deseo, cada vez más intenso, de contar una historia humana concreta sazonándola con el mayor número de detalles posibles y con mayor carga de humanidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario