viernes, 21 de octubre de 2016

MUSEO HERMITAGE DE SAN PETERSBURGO....SALA DE ORO


La Sala de Oro es la tesorería real guardada en el museo del Hermitage. Está compuesta de dos secciones: la Sala de Oro y la Sala de Diamantes donde se exponen la joyería de oro de antiguos tribus nómades de Rusia y la joyería de la Galería de Tesoros del Hermitage Imperial creada en épocas más recientes. La colección de la Sala de Oro contiene una gran cantidad de artefactos hechos de oro: anillos, pulseras, colgantes, decoraciones de trajes femininos y masculinos. Los objetos de muestras más antiguos en la Sala de Oro fueron creados en 4-3 milenio a.e.c.  Las obras más antiguas de artesanos del pasado formaban parte de Colección Siberiana de Pedro el Grande. Fueron descubiertas en el período de colonización activa de Siberia por el estado ruso. Las joyas de oro de los escitas fueron encontradas a lo largo de excavaciones arqueológicas a partir de finales del ciglo XVIII en las partes del sur de Rusia. La joyería de oro griega fue encontrada en la costa norteña del Mar Negro donde se ubicaban antiguas ciudades y colonias griegas.


Entre los objetos religiosos de la Sala de Oro se destacan iconos espléndidos que pertenecían a la familia imperial. Todos los iconos tienen un enchapado de oro (así llamado “oklad”), estan adornados con brilliantes u otras piedras preciosas tales como esmeraldas, zafiros, rubís y perlas. La mayor parte de la Sala de Oro está ocupada por joyería laica que sevía de base de la colección imperial.



Durante su historia, los Zares rusos siempre vivían en lujo extremo. Según las memorias de W. Cox, un viajero que visitó San Petersburgo en 1778, “la riqueza y lujo de la corte rusa superó hasta las descripciones más exuberantes: los rasgos de magnificencia antigua oriental estaban combinados con sutileza europea... La riqueza y esplendor de vestiduras de los cortesanos y la abundancia de piedras preciosas dejaba mucho atrás la suntuosidad de otras cortes europeas... Mientras que en Europa con piedras preciosas sólo se decoraban trajes femininos, en Rusia los caballeros hacían competencia con las damas por auto-decoración: casi todos los accesorios de estos incorporaban brilliantes – botones, hebillas, pomos y puñaduras, charreteras y gorras”.
Huevo de Fabergue, que recibe el nombre de “Madonna Lily Egg” (Huevo de la Virgen de los Lirios
Para la Emperatríz Anna I los joyeros alemanes produjeron un juego de tocador de oro de 46 piezas incluyendo teteras, tazas para café, soportes de lavados, candelabros, bandejas y cajitas. Después de su muerte el juego de tocador sólo se usaba para arreglar a las novias de monarcas antes de las  ceremonias de bodas reales.



La Emperatríz Isabel I se compraba muchos elementos elegantes de arte decorativo europeo: relojes ingleses, necesseres, broches, pendedores decorados con piedras preciosas.
Catalina la Grande organizó “la tesoreria de diamantes” en el Palacio de Invierno. Ella guardaba ahí una gran cantidad de cajitas de rapé, relojes y cadenitas, puñaduras de espadas de oro. Antes de la Revolución de octubre en Rusia existían dos brilliantes famosos: el Brilliante Orlov de 194.8 quilate de peso montado en el cetro de Catalina II y el Diamante de Shah, de 88.7 quilates de peso que había sido regalado por el Shah de Irán. Estan hoy en día expuestos en el Fondo de Diamantes de Rusia.
El objeto probablemente más impresionante de la colección de la Sala de Oro es el arnés del caballo que Nicolas I recibió de regalo por parte del Sultán del Imperio Otomano Majmud. El sillín está decorado con la incrustación de más de 16 000 diamantes.
Una de secciones más recientes de la Sala de Oro es la colección de obras hechas por Carlos Fabergé y sus artesanos.








http://www.guia-guru.com/museos-san-petersburgo/Sala-de-Oro-Hermitage/

1 comentario:

  1. Y pensar que me quedé a una hora de llegar a San Petersburgo....

    ResponderEliminar